En el Lejano Oeste de Texas, conservacionistas reavivan la presión de décadas para que el Big Bend sea declarado “silvestre”

Una coalición de defensores del Big Bend presiona para que el Congreso proteja la mayor parte de las áreas naturales del parque mediante la designación formal de “silvestre”. | Read this story in English

Una vista desde las montañas Chisos en el Big Bend en abril de 2022. (Travis Bubenik / Marfa Public Radio)

Por Travis Bubenik, Traducido por María Arce

En un popular mirador del Parque Nacional de Big Bend, su superintendente, Bob Krumenaker, contempla una amplia vista de montañas y millas de tierras bajas desérticas.

“The Window es una ranura en las montañas, y el agua — cuando tenemos agua — fluye a través de ella”, dijo. “Es una caminata espectacular”.

El extenso terreno del desierto de Chihuahua que conforma el parque es una de las partes más puras de Texas. Un grupo de conservacionistas y aficionados al parque, llamado Keep Big Bend Wild (Mantener al Big Bend Silvestre), presiona para que los legisladores declaren formalmente la mayor parte de esta tierra como “silvestre”.

De acuerdo a Krumenaer, la designación garantizaría efectivamente que las vistas panorámicas en el Big Bend sean siempre tan impresionantes como lo son ahora.

“La designación de silvestre preservaría las cosas que la gente nos dice que más le gustan de este parque”, dijo.

Las áreas silvestres son los tipos de terrenos públicos más protegidos de EE.UU., con limitaciones para la construcción de carreteras e instalaciones. En la actualidad, el personal del parque gestiona al Big Bend como si fuera un área silvestre, pero los partidarios de la idea de la naturaleza silvestre dicen que eso no es suficiente.

Raymond Skiles, defensor de que se designe la mayor parte del parque nacional como zona silvestre en su casa de Alpine, Texas. (Travis Bubenik / Marfa Public Radio)

El biólogo jubilado Raymond Skiles es uno de los que quieren que los congresistas garanticen que el parque nacional será protegido del excesivo desarrollo en el futuro. Skiles trabajó en el Big Bend durante décadas y dijo que en el pasado han habido planes que podrían haber cambiado drásticamente el paisaje del parque. 

Como en la década de 1960, cuando congresistas quisieron construir un aeropuerto comercial en los límites del Big Bend.

“He visto algunas de estas cosas raras que no llegaron a realizarse, pero no fue porque alguien no quisiera que sucediera”, dijo. “Y puedo ver que eso también podría ocurrir en el futuro”.

Aunque nunca se construyó un aeropuerto ni nada parecido, Skiles y otras personas implicadas en la iniciativa “Keep Big Bend Wild” quieren que el Congreso declare la mayor parte del parque como área silvestre para asegurarse de que nada parecido vuelva a ocurrir aquí, sobre todo porque cada vez hay más gente en el Big Bend. El parque recibió más de 524,000 visitantes el año pasado, todo un récord.

Skiles insistió en que la designación de área silvestre no afectaría a la infraestructura actual del parque.

“Básicamente, lo que es silvestre ahora seguiría siendo así”, dijo. “No se eliminaría nada, ni se retrocedería”.

Pero no todo el mundo está convencido.

Un viernes por la noche, a las afueras del parque, empezaba la fiesta en el teatro Starlight de Terlingua, un lugar de interés turístico. Una cantante se desvivía ante la multitud de personas que comían hamburguesas de antílope y bebían cervezas. La temporada alta estaba en pleno apogeo.

El pueblo fantasma de Terlingua en un día ajetreado de abril de 2022. (Travis Bubenik / Marfa Public Radio)

“Incluso cuando pensábamos que iba a ser lenta, seguimos funcionando”, dijo Bill Ivey, el veterano propietario del Starlight.

Ivey es un referente de la economía local y el presidente de la junta directiva del Consejo de Turismo del Condado de Brewster, que hasta ahora se ha negado a respaldar la iniciativa del desierto.

A Ivey no le gusta la idea de las áreas silvestres, y no fue fanático de ella cuando se propuso por primera vez hace décadas.

“No he dejado de oponerme a ella, y eso se debe a mucha información de hace tiempo”, dijo.

En la década de 1970, algunos funcionarios estatales y locales temían que el gobierno federal intentara hacer menos accesible el parque convirtiéndolo en un área silvestre, lo que, en su opinión, habría perjudicado al turismo.

Los partidarios de la reactivación de los espacios naturales aseguran que no pretenden dificultar la visita al Big Bend, pero todavía no hay una propuesta detallada sobre la mesa sobre cómo sería el nuevo plan de espacios naturales, lo cual es un problema para Ivy.

“Si vamos a respaldar algo o estar de acuerdo con algo que no sabemos qué es, y lo van a desarrollar después de que vaya al Congreso, no me siento cómodo con eso”, dijo.

Bill Ivey, el antiguo propietario del Teatro Starlight y un referente de la economía local. (Travis Bubenik / Marfa Public Radio)

La iniciativa “Keep Big Bend Wild” cuenta con el apoyo de otros negocios locales, como los guías fluviales que realizan excursiones comerciales en el parque.

Los partidarios quieren que el Congreso apruebe una ley que establezca una zona silvestre para el Big Bend a principios del año que viene. Pero hasta ahora, los representantes y senadores de Texas no han comentado la idea, por lo que no está nada claro si existe voluntad política en Washington, D.C. para hacerla realidad.

About Travis Bubenik

All Things Considered Host and Big Bend Reporter
This entry was posted in News. Bookmark the permalink.