El Congreso aprueba un proyecto de ley que convierte a la Escuela Blackwell de Marfa en un sitio histórico nacional

La medida bipartidista llega tras años de trabajo de los exalumnos de Blackwell para preservar la historia de la escuela. El nuevo sitio histórico se dedicará en parte a explorar la historia más amplia de la segregación escolar de los mexicano-americanos en el suroeste. | Read this story in English

La Escuela Blackwell fotografiada en mayo de 2022. (Carlos Morales / Marfa Public Radio)

Por Travis Bubenik, traducido por María Arce

Los legisladores en el Congreso aprobaron este martes una legislación para hacer de la Escuela Blackwell de Marfa un sitio histórico nacional, la culminación de años de trabajo de los exalumnos de Blackwell para preservar la historia de la escuela.

En una votación bipartidista de 414 contra 12, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley que establece el nuevo sitio histórico que fue aprobado previamente por el Senado a finales de mayo.

El proyecto de ley, encabezado por el senador republicano John Cornyn, de Texas, y su colega demócrata Alex Padilla, de California, es la culminación de años de trabajo de los exalumnos de Blackwell para preservar la historia de la escuela y sus propios recuerdos, a veces problemáticos.

“Fue doloroso”, dijo Jessi Silva, que asistió a la escuela en la década de 1950.

En una entrevista, Silva celebró la noticia de la aprobación del proyecto de ley sobre el sitio histórico, calificándolo de un “paso adelante” y de algo de lo que la población hispana de la zona estará orgullosa.

Describió sentimientos encontrados sobre su asistencia a la escuela cuando era niña, diciendo que aunque fue sometida a racismo, humillación y a veces a una dura disciplina, también aprendió mucho.

“Aprecio mucho la educación que recibí”, dijo. “Aprendíamos, teníamos tareas, siempre estábamos estudiando, para mí eso fue muy útil”.

Un grupo de estudiantes recitando el juramento de fidelidad en los terrenos de la Escuela Blackwell. (Cortesía del Museo de Marfa y Condado Presidio).

La Escuela Blackwell, un pequeño edificio de adobe en el lado sur de Marfa y el último vestigio de lo que fue un campus más grande, se abrió a principios de 1900 y funcionó hasta 1965, educando a los estudiantes mexicano-americanos del pueblo durante décadas, cuando no se les permitía asistir a las mismas escuelas que sus compañeros blancos.

En aquella época, las leyes de Texas que segregaban a los estudiantes blancos y afroamericanos no prohibían explícitamente a los estudiantes hispanos asistir a las escuelas para blancos, pero esta práctica, no obstante, era común en todo el estado y el suroeste.

Blackwell fue añadida al Registro Nacional de Lugares Históricos en 2019, como informó el Big Bend Sentinel en su momento. Un esfuerzo anterior en 2020 para establecer el sitio histórico nacional se estancó en el Congreso, pero fue revivido por Cornyn y el representante republicano Tony Gonzales en 2021.

En una conversación de 2017 para el programa de radio pública StoryCorps, Silva recordó cómo a ella y a sus compañeros se les prohibía hablar en español dentro de la escuela -y se les daba una paliza cuando desafiaban la prohibición- a pesar de que el español era la primera lengua de muchos de los niños.

Como recordó Silva junto a la exalumna de Blackwell, Maggie Márquez, la prohibición se instituyó en parte mediante un simulacro en el que se enterraba al “señor español”.

“Sentí una pérdida, sentí que me arrancaban algo”, dijo. “Y yo sólo tenía seis años, pero comprendí que algo está mal aquí”.

En una declaración, Cornyn llamó a la Escuela Blackwell un “símbolo del progreso que se ha hecho y lo que aún queda”.

Gonzáles, que patrocinó la legislación que acompaña al proyecto de ley del Senado, dijo esta semana que el proyecto honra el “trabajo duro y el espíritu de lucha de la comunidad hispana”.

“La Escuela Blackwell era el único lugar donde los niños de ascendencia mexicana podían ser educados y tener una oportunidad de alcanzar el sueño americano”, dijo durante el debate del proyecto de ley el lunes. “Hoy, la Escuela Blackwell nos recuerda la resistencia que la comunidad mexicano-americana ha mostrado a lo largo de nuestra historia”.

Mientras el proyecto de ley Blackwell espera la firma del Presidente Biden, los organizadores ya están planeando los siguientes pasos en el proceso para establecer el sitio histórico.

Gretel Enck, presidenta de la Alianza de la Escuela Blackwell, dijo que la próxima gran tarea de su organización será trabajar con una organización benéfica para transferir la propiedad de la escuela al servicio de parques nacionales.

En la actualidad, el Distrito Escolar Independiente de Marfa es el dueño de la propiedad. El plan, dijo Enck, es que la Fundación de Parques Nacionales compre la propiedad al distrito escolar, y luego la done al Departamento del Interior de los Estados Unidos.

El proyecto de ley aprobado este martes pide que la asociación y sus miembros de exalumnos participen en la planificación de partes del nuevo sitio histórico.

“Parte de eso es el edificio en sí, y parte de eso es la creación de exposiciones para asegurarse de que están contando las historias que realmente representan la Escuela Blackwell y todas las formas en que la escuela habla de una experiencia más amplia a través de Texas y las tierras fronterizas”, dijo Enck.

Por ahora, Blackwell sigue abierta al público como museo gestionado por la asociación. No está claro cuándo se completará la transformación total de la escuela en un sitio histórico nacional.

“Puede que falten cinco años”, dijo Enck. “Pero sin duda hay cosas que sucederán muy rápidamente mientras nos acercamos a eso”.

About Travis Bubenik

All Things Considered Host and Big Bend Reporter
This entry was posted in News. Bookmark the permalink.